Ministeriales golpean, amenazan y extorsionan con 40 mil pesos a amuzgos de Zacualpan

Ministeriales golpean, amenazan y extorsionan con 40 mil pesos a amuzgos de Zacualpan

➡️ Detuvieron a un adulto mayor, un joven y dos menores de edad; al principio les pidieron cien mil pesos, pero “negociaron”. En la comandancia les dijeron a las víctimas que dieran gracias a Dios “que les regresaron a los chamacos y no los llevaron presos o a otro lado”.

🔵 Cuatro integrantes de una familia de la comunidad de Zacualpan, municipio de Ometepec en Guerrero, denunciaron ante este medio que fueron víctimas de extorsión, allanamiento de propiedad y agresión física y psicológica, por parte de elementos de la Policía Investigadora Ministerial (PIM). 

Apoyados por un traductor, se realizó una entrevista a Amado Jiménez López de 65 años de edad, Gregorio Jiménez Catalina de 20, Eliseo Jiménez López de 17 y Roberto Rodríguez Morales de 16 años, quien es cuñado de Gregorio. 

LOS HECHOS

Los denunciantes relataron que el pasado miércoles 12 de octubre alrededor de las 18:00 horas, los jóvenes Gregorio, Eliseo y Roberto acudieron a su terreno donde tienen ganado, mismo que se encuentra en los límites de las localidades de Zacualpan y Arroyo de Barranca Honda.

Fueron a bordo de una motocicleta y, en el punto conocido como “La tranca de doña María” se encontraron con un grupo de agentes de la PIM, quienes en un principio los ignoraron, por lo que abrieron la tranca y se introdujeron al terreno.

Sin embargo, al estar unos cien metros dentro de la propiedad escucharon los gritos de los policías, quienes les dijeron que se detuvieran e hicieron disparos sin saber si fueron hacia ellos o al aire.

Al escuchar los disparos, Eliseo y Roberto corrieron despavoridos, quedando en el lugar solamente Gregorio, a quien los elementos de la PIM detuvieron primero. Los jóvenes que escaparon dieron aviso al padre de familia, don Amadeo Jiménez López, quien de inmediato acudió al lugar para ver qué sucedía junto con los jóvenes que huyeron.

Cuando don Amadeo llegó al lugar donde tenían retenido a su hijo Gregorio, se percató que los hombres armados eran elementos de la PIM, quienes justificaron su presencia y el allanamiento de la propiedad, debido a una presunta denuncia de la señora Susana González Santiago, por robo de ganado. No obstante, nunca presentaron una orden de aprehensión. 

AMEDRENTADOS

Don Amadeo relató que los policías le dijeron: “tú ya estás viejo, haces cosas que no debes de hacer, ahorita te voy a poner un puñete”. Al mismo tiempo, un ministerial hablante de la lengua amuzga le dijo en su lengua: “¿para qué viniste? Te hubieras quedado allá porque aquí está muy grueso el problema”.

En su defensa, don Amadeo les intentó explicar que el ganado que supuestamente se está perdiendo es en otro lado; sin embargo, no los escucharon, los esposaron y los detuvieron; además, golpearon a don Amadeo y a Gregorio. 

GOLPES Y NEGOCIACIÓN

Una vez detenidos, esposados y golpeados, inició la “negociación para su libertad”. Al principio, los agentes de la PIM les pidieron cien mil pesos para que los soltaran; de ahí se bajaron a ochenta mil.

En un afán de recobrar la libertad de él y de sus hijos, don Amadeo les ofreció cinco mil pesos, pero el comandante le dijo que “no le salía”. Posteriormente bajaron a cincuenta mil pesos y, finalmente, acordaron un pago de cuarenta mil. 

Para poder hacer el pago, los elementos les dieron libertad a dos jóvenes junto con su motocicleta para que fueran por el dinero, por lo que la familia aportó un recurso que tenían guardado para la mayordomía de la fiesta de Todos los Santos. Otro poco se pudo conseguir prestado, completando los cuarenta mil pesos. 

Cuando los jóvenes regresaron al punto conocido como “La tranca de doña María”, ya con el dinero, los agentes de la PIM les dijeron que no hicieran la entrega ahí, sino que los guiaron a un punto conocido como “Dos Cruces”, y ahí les pidieron el efectivo. Acto seguido, lo contaron para cerciorarse de que estuviera completo. 

Los denunciantes señalan que al menos cinco elementos de la Policía Investigadora Ministerial participaron en los agravios de que fueron víctimas, mientras que otro tanto se mantuvieron a distancia, vigilando. 

“QUE DÉ GRACIAS A DIOS”

Ante esta situación, los afectados acudieron a la sindicatura municipal de Ometepec a solicitar ayuda, donde les asignaron un asesor que los acompañó a la comandancia de la Policía Investigadora Ministerial para pedir informes, encontrándose con la negativa de los elementos, pero aceptaron la detención ante el funcionario municipal.

Los agentes negaron en todo momento que les pidieron dinero y le dijeron a don Amadeo en tono amenazante: “que dé gracias a Dios que les regresaron a los chamacos y no los llevaron presos o a otro lado”.

Las víctimas de extorción y agresiones por parte de los agentes de la PIM, esperan que les regresen el dinero antes de convocar a una reunión en el poblado para informar públicamente lo sucedido e impedir el ingreso de los ministeriales a su comunidad. Asimismo, responsabilizan a los agentes de cualquier agresión en contra de don Amadeo y sus hijos. 

Finalmente, piden al gobierno de Evelyn Salgado que les mande policías que no le roben a la gente que habla la lengua amuzga.

✍️📸 API Guerrero

API Guerrero

Abusos de Autoridad Al Instante Costa Chica Derechos Humanos Gobierno Portada