noviembre 23, 2020

Policía Comunitaria “Por la Paz y la Justicia” cuida pelea de Tigres en Zitlala

** Esta autodefensa es señalada por el Colectivo “Siempre Vivos”, de ser responsables de muertes y desapariciones en Chilapa

API

Zitlala, Gro. 06 de Mayo del 2018.- Por segunda vez consecutivo, la autonombrada Policía Comunitaria “Por la Paz y la Justicia”, resguardó la pelea de Tigres de Zitlala, realizada este 5 de mayo.

El pasado “martes de carnaval”, el pasado 13 de febrero, se realizó la pelea de los Xochimilcas “para entrar purificados a la Semana Santa”; en esa ocasión por primera vez, la autonombrada Policía Comunitaria, vigiló ese evento a pesar de la presencia de la policía estatal.

Este sábado por la tarde se llevó una edición más de este ritual reconocido como prehistórico. A comparación de la pelea de los Xochimilcas que es para purificar el alma, esta pelea tiene el objetivo de pedir las lluvias para tener buenas cosechas.

Esta pelea se realiza en la explanada de la Plaza Cívica en la cual, el Gobierno local coloca una especie de cuadrilátero o jaula en donde nada más pueden ingresar los peleadores de cada barrio.

Un peleador explica que año con año los barrios de la cabecera y San Mateo se unen para para combatir con los del barrio de San Francisco, quienes hacen equipo con la comunidad de Tlaltempanapa, donde tiene su bastión la Policía Comunitaria que en esta ocasión, no solo cuidaron la pelea sino también sus alrededores de la cabecera municipal.

En cambio se notó poca presencia de la Policía Estatal, aunque no fue requerida en ninguna ocasión.

Los autodenominados Policías Comunitarios Por la Paz y la Justicia han sido acusados por varias ocasiones por el representante del Colectivo Siempre Vivos, José Díaz Navarro, de la ola de asesinatos en Zitlala Chilapa.

Además de haber desaparecido a la familia García Feliciano el 18 de octubre del año 2016 cuando regresaban de Tlalcozotitlán, municipio de Copalillo, a donde acudieron a festejar al santo patrono del pueblo, San Lucas.

Las personas desaparecidas en la comunidad de Tlaltempanapa son Florencia Capistrán Tecolapa de 80 años, su hijo Marino García Caspistrán de 58, su esposa María Feliciano Diego de 48, y los hijos de la pareja, Félix, Santa y Marco Antonio García Feliciano, de 25, 23 y 18 años. (Agencia Periodística de Investigación)

Aquí puedes dejar tu comentario

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: