No cesa la violencia en la Sierra; disputa entre cárteles se extiende hacia la capital dejando familias desplazadas

*** “Aquí el virus que nos mata es la violencia”; lamenta uno de los afectados

José Molina/Bernardo Torres/API

Chilpancingo, Gro. 25 de Marzo del 2020.- Este miércoles se registraron nuevos enfrentamientos entre dos grupos del crimen organizado en diferentes poblados de Leonardo Bravo, teniendo como resultado más familias desplazadas.

Desde las 10 de la mañana de este miércoles se reportaron enfrentamientos entre dos grupos armados en los poblados de Tepozonalco y El Naranjo, pertenecientes al municipio de Leonardo Bravo, lo que provocó que habitantes de esas comunidades se desplazaran hacia la cabecera municipal, abandonando sus casas, animales y pertenencias.

Los enfrentamientos duraron poco más de 3 horas y posteriormente un nutrido convoy de la Policía Estatal, Ejército México, Guardia Nacional y Policía Ministerial, acudió a la cabecera municipal (Chichihualco) para realizar recorridos. Al querer trasladarse hacia Tepozonalco, un grupo de pobladores armados con palos y machetes bloquearon la carretera, atravesando un camión para evitar el paso de las autoridades.

“Aquí el único virus que está matando a la gente es la violencia y la omisión del gobierno”, dijo un poblador que portaba un palo en mano mientras huía de su pueblo.

“Ahorita ya para qué, ahorita ya no los queremos, les pedimos que vinieran antes no ya que está la balacera y que nosotros nos tuvimos que salir de nuestras casas. Nada más quieren entrar para robarnos nuestras cosas”, expresó una mujer.

El convoy policíaco decidió retirarse del bloqueo y se dirigieron hacia El Naranjo, sin embargo, los mandos ordenaron su retorno antes de llegar a dicha comunidad, a la altura de El Llano. Otro grupo de pobladores que regresaban a la cabecera, entre reclamos le suplicaron a las autoridades que los escoltaran hacia sus viviendas, ya que había una balacera.

Las autoridades acompañaron a los pobladores hasta El Naranjo, pero prohibieron el acceso a los reporteros para evitar que se documentara la situación. Los oficiales dieron la vuelta y se retiraron, argumentando que todo estaba tranquilo, pese a que algunos habitantes les dijeron que personas armadas que ahí estaban minutos antes, se acaban de retirar por la presencia policiaca, pero que tenían miedo que regresaran.

Pese a los hechos de violencia registrados este miércoles, antes de que el convoy policiaco acudiera a dichos lugares, la Secretaría de Seguridad Pública difundió un boletín donde negaba que hubiera enfrentamientos y la presencia de grupos armados.

Cabe mencionar que el día de ayer (martes), habitantes de 15 comunidades de Leonardo Bravo se levantaron en armas para proteger a sus familias de los grupos delincuenciales, y dijeron, “ante la omisión de las autoridades”.

Disputa se extiende hacia la capital

Los enfrentamientos que se han registrado entre el Cártel del Sur y “la gente de Tlacotepec”, han dejado al menos otras cuatro comunidades desplazadas de los municipios de Leonardo Bravo y Chilpancingo.

El choque se origina en una incursión armada que ejecutó el Cártel del Sur en poblados controlados por la autodenominada Policía Comunitaria de Tlacotepec, donde fueron asesinadas al menos 50 personas según versiones ciudadanas.

En respuesta, el grupo armado de Tlacotepec avanzó hacia el territorio controlado por Isaac Navarrete (líder del CDS), llegando a comunidades como: Carrizal de Bravo, El Balzamar, Tepozonalco y Chautipan; esta última del municipio de Chilpancingo.

Este miércoles, pobladores de dichas localidades decidieron huir al agudizarse los enfrentamientos entre estas dos bandas criminales que se disputan no sólo la cabecera municipal de Leonardo Bravo, sino también pretenden avanzar hacia Chilpancingo, capital del Estado de Guerrero.

Desde las 10 de la mañana, decenas de familias que tras caminar entre una y cuatro horas arribaron a Chichihualco huyendo de la violencia, manifestaron que la ausencia de autoridad es total en sus comunidades.

La mañana de este miércoles, la autodenominada policía comunitaria tomó la comunidad de Tepozonalco, considerada por muchos años como bastión del Cártel del Sur y su líder Isaac Navarrete.

Desde el fin de semana, decenas de familias de las cuatro localidades empezaron el éxodo hacia la cabecera municipal —Chichihualco— refugiándose con amigos y familiares ante el nulo apoyo de los tres órdenes de gobierno.

Ante el temor de que los enfrentamientos llegaran a Chichihualco, desplazados del corredor de Filo de Caballos bloquearon las dos entradas a Chichihualco que conectan con la Sierra, demandando la presencia de autoridades.

Los desplazados bloquearon los accesos derribando árboles, atravesando camiones pesados y armados con palos, machetes y alguna que otra arma de bajo alcance.

Horas más tarde, en las entradas del municipio se apostaron los elementos de la Unidad de Fuerzas Especiales (UFE) de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSP-Gro), así como unidades del Ejército Mexicano y Guardia Nacional.

Los nuevos desplazados se refugiaron en domicilios particulares con amigos o familiares; otros incluso avanzaron hasta Chilpancingo, pues con experiencias anteriores no esperan nada del gobierno, “en sus tres niveles”, dijeron.

Por su parte, las corporaciones se limitaron a permanecer en los alrededores de la cabecera, argumentando que no tenían reportes de enfrentamientos. (www.apiguerrero.net)

Aquí puedes dejar tu comentario

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: