Sáb. Jun 6th, 2020

Ruta Covid: entre el miedo y el desabasto

*** Tres médicos han sido contagiados; uno espera sus resultados

*** Personal de seguridad y limpieza, entre los más expuestos y con menos ingresos

Juan Blanco/Jonathan Cuevas/API

Chilpancingo, Gro. 08 de Abril del 2020.- Ningún médico quiere estar en el tercer piso que ha sido habilitado para atender casos de coronavirus en el Hospital General de Chilpancingo, “Raymundo Abarca Alarcón”. Pero alguien lo tiene que hacer y antes de eso, tiene que cruzar la “Ruta Covid”.

El área de choque (reanimación) a la que llegan las urgencias más graves (heridos por arma de fuego, enfermos en fase terminal o personas al borde de la muerte), ha dejado de ser la más temida entre el personal médico y de enfermería. Ahora tienen miedo de ser contagiados del virus que se expande en todo el mundo desde finales del año pasado.

El Panorama

En México han sido registrados hasta este día (martes 07 de Abril de 2020), 141 personas fallecidas por coronavirus. Hay 2 mil 785 casos positivos, 7 mil 526 sospechosos y 15 mil 99 que han sido descartados. Se han practicado 25 mil 410 estudios para SARS-COVID-2.

En Guerrero las cifras suben y cada día con mayor velocidad. Hay 37 personas contagiadas de las cuales cinco fueron confirmadas en las últimas 24 horas; cuatro personas muertas por este mal y 145 casos sospechosos. Han resultado negativos 200 casos de entre 382 pruebas realizadas.

Pero el miedo avanza más rápido. Las autoridades han prohibido el acceso a playas y zonas turísticas. Al menos 30 pueblos han cerrado sus accesos carreteros para evitar ser contagiados. En el puerto de Acapulco, principal destino turístico, ya hubo intentos de saqueo en tiendas despartamentales, frustrados por la Policía del Estado.

La crisis económica a causa de la cuarentena decretada por el Gobierno de México, empieza a desesperar a los micro, pequeños y medianos empresarios; a los transportistas, comerciantes, proveedores de servicios y productos. No hay clases ni actividades deportivas; tampoco reuniones de cultos religiosos. Casi todos los ciudadanos tienen la indicación de permanecer en casa; excepto los médicos, enfermeras y demás personal de Salud.

Acapulco, Chilpancingo, Tixtla, Taxco, San Marcos, Cocula y Huamuxtitlán, son los municipios alcanzados hasta este momento por el virus.

Protocolo

El Raymundo Abarca Alarcón es el nosocomio más grande de la ciudad y uno de los más importantes y equipados del Estado, pero resulta insuficiente para cubrir la atención a pacientes de un virus medianamente conocido.

Y es que aquí se atiende a personas no solo de la región centro sino de todas partes del Estado, y el coronavirus no respeta sexo, edad ni estatus social. Cuando hay afecciones médicas preexistentes o algún padecimiento degenerativo, es más agresivo y en este nosocomio hay de todo.

Los galenos que aquí laboran temen a todo eso, no por incapacidad sino por falta de equipo e instalaciones adecuadas.

De acuerdo al protocolo de la Secretaría de Salud, se ha habilitado la “Ruta Covid” que inicia en el acceso del estacionamiento, cruza por la planta baja, primera y segunda, hasta llegar al tercer piso junto al área para personas quemadas que jamás funcionó en este hospital.

El Protocolo de Atención a Pacientes con sospecha de Covid-19 dictado por la Secretaría de Salud del Estado, indica que la identificación de un usuario con datos de enfermedad respiratoria (tos, estornudo, malestar general y dificultad para respirar), corresponde al vigilante (guardia de seguridad) de la entrada principal, y al área de atención al usuario.

Los vigilantes a los que corresponde esta actividad en el caso del Hospital de Chilpancingo, son los que están en el acceso al estacionamiento que comúnmente tenían la tarea de registrar el ingreso y salida del personal, sin embargo, el área realmente habilitada para tal fin es el acceso principal, por donde ingresa todo tipo de pacientes y sus familiares.

Con su tradicional uniforme negro con café, una mujer y un hombre que trabajan para una empresa de seguridad privada (Santa Fé o Sur Corporativo según las leyendas en sus uniformes), son el primer contacto de los pacientes con sospechas de coronavirus. Solo agregaron a su vestimenta un cubrebocas sencillo. No usan guantes ni batas o trajes quirúrgicos como lo marca el protocolo.

El primer filtro sanitario consta de una mesa de plástico, los dos elementos de seguridad, uno del área de atención al usuario y una lona colgada al portón con las medidas de protección plasmadas.

A las personas que cruzan por ahí sólo les aplican gel antibacterial, pero no les otorgan cubrebocas como establece el protocolo, mucho menos batas. Solo cuando llega un paciente con síntomas, se les indica las recomendaciones establecidas en el protocolo.

Acto seguido, un vigilante y el responsable de atención tendrían que orientar y dirigir al usuario al consultorio de atención de enfermedades respiratorias, y seguir las señalizaciones de la ruta.

A Trabajo Social corresponde recepcionar y registrar los datos del paciente, para luego informar a la enfermera o enfermero encargado del area de Triage. Al o la paciente se le pide permanecer en el área de espera, guardando su distancia con otras personas.

El trabajador en este punto debe usar también cubrebocas, guantes y trajes quirúrgicos pero solo se les observa con cubrebocas, y en algunas ocasiones con batas.

La enfermera o enfermero de Triage, de acuerdo con el protocolo debe efectuar medidas de precaución estándar, que es el lavado de manos y otorgar las medidas de barrera: bata quirúrgiuca, cubrebocas quirúrgico, googles, guantes, gorro y botas; equipo que ella o él también deben ocupar, además de una mascarilla tipo N95.

En esta área Triage también hay un médico que es el que define un caso sospechoso de acuerdo al flujograma, y en caso de ser así, debe avisar inmediatamente al área de epidemiología. Él mismo clasifica el criterio del caso: sospechoso para hospitalizción o pedirle que se aisle en casa, dependiendo de la gravedad. Su vestimenta para atención en esta área debe ser igual a la de la enfermera Triage.

Después entra un médico de epidemiología que debe usar una vestimenta similar. Este elabora el estudio de caso epidemiológico y se encarga de notificar a nivel jurisdiccional y/o estatal. Además otorga recomendaciones a los familiares.

Si el paciente requiere hospítalización, sigue en la ruta covid para ser atendido por un médico de Triage recepcionista, quien hace la solicitud de estudios de prueba Covid-19, de rayos x, laboratorio, tomografía y elabora el llenado de historia clínica.

Enseguida un camillero debidamente vestido con bata quirúrgica cubrebocas quirúrgico o N95, guantes gorro y googles, trasladará al paciente al tercer nivel del edificio, donde quedará internado.

Ya en el tercer piso, un recepcionista apoyará como enlace para solicitar a los servicios, los estudios de laboratorio y gabinete. Apoyará en el llenado de las colicitudes y llevará el control de los equipos de protección. Para este se establece el uso de bata y cubrebocas quirúrgicos.

El personal del área de Imagenología realizará el estudio solicitado de rayos x y deberá estar disponible en cuanto se le solicite dicho estudio. Su equipo debe ser completo.

De acuerdo con el documento, habrá personal de laboratorio destinado exclusivamente para la ruta covid, y participará en binomio para toma de pruebas. A diferencia del resto del personal, además del equipo completo deberá usar doble guante.

También participa el personal de limpieza para realizar la desinfección parcial en toda el área de atención médica cuando se le solicite, y debe desinfectar de forma exhaustiva al egreso del paciente, parcialmente o toda el área según lo indique la enfermera responsable, de acuerdo al manual de procedimientos de limpieza. La limpieza de la ruta covid, es otra de sus funciones.

El trabajo de limpieza no termina ahí. La persona encargada debe recabar la ropa y desinfectarla de acuerdo con el manejo adecuado de ropa contaminada y depositarla en el almacén temporal para su posterior recolección del personal de lavandería. Entre sus tareas, está también desinfectar el elevador que también es involucrado en la ruta.

Trabajadores del hospital revelaron que, al igual que al personal de seguridad interna, al personal de limpieza asignado al área Covid-19 no les proporcionan bata, guantes, googles, gorro ni botas quirúrgicas para tal tarea, lo cual está establecido también en el protocolo. Solo se les dota de cubrebocas y, los guantes con los que comúnmente usan para sus tareas de limpieza en cualquier otra área.

Los trabajadores de lavandería se encargan de recolectar la ropa sucia ya tratada con solución clorada al 1%, y realizan el lavado convencional con jabón enzimático y cloro, de acuerdo con el mismo manual. Deben usar cubrebocas, guantes y bata quirúrgica.

También ingresa al tercer piso para la entrega de dietas a pacientes, el personal de cocina.

En total son por lo menos 13 personas entre médicos, enfermeras y demás personal, que tiene contacto directo con los pacientes sospechosos o confirmados, mismos que utilizan las areas comúnes como pasillos, elevadores, cafetería, baños, etcétera.

Aunque no lo establece el protocolo, hay una segunda instancia de ingreso en caso de que el paciente llegue grave, en ambulancia. Esta sería la zona de urgencias cruzando por el área de choque. No obstante, lo ideal es que la persona ingrese por lo que antes era el área de rehabilitación.

Un médico conultado afirma que en caso de presentar síntomas una persona, debe ser calificada como probable caso de coronavirus e ingresarla inmediatamente por la ruta covid para internarla en el tercer piso, y ahí esperar los resultados de la prueba que se realiza en la Ciudad de México, misma que tarda cuatro días para llegar después del ingreso del paciente.

En los hechos, señala, se está intentando respetar la ruta covid y todos los protocolos establecidos en ella, sin embargo, es difícil cuando no existe el equipo suficiente y adecuado, y ni siquiera las instalaciones que “han quedado superadas para el manejo de los pacientes covid”.

Los trabajadores consideran que el riesgo de infección para todo el personal es inminente, toda vez que incluso se usa hasta el mismo checador para marcar su hora de entrada y salida, y se hace con la huella digital.

“El hospital se adaptó, pero esto pone en riesgo de infecciones al personal”; expresa otro trabajador que asegura que cada vez que le toca cubrir su turno, le pide a Dios no ser contagiado para no llevar el virus a su casa.

Es preciso mencionar que cada hospital debe tener debidamente definida y habilitada su ruta covid, sin embargo, el general de Chilpancingo a pesar de todas las limitaciones, es el que tiene mejor manejo del protocolo.

En el caso del ISSSTE de Chilpancingo, por ejemplo, el personal protestó hace unos días para denunciar la falta de una ruta covid, además de que el área de atención a estos casos no era la adecuada, lo que pone aún más en riesgo al personal y usuarios. Lo mismo ha denunciado personal del Hospital de Acapulco, Chilapa, Ometepec e Iguala, solo por poner algunos ejemplos.

Médicos Infectados

Ante la mala calidad de los trajes que les han otorgado a los médicos por parte de la Secretaría y el Sindicato de Salud, ellos han optado por adquirir con sus propios recursos algunos de mejor calidad, sin embargo, son desechables y cuestan arriba de 500 pesos sin contar la mascarilla que, también tiene un valor de alrededor de 500 pesos.

No obstante reconocen que los más expuestos al contagio son los trabajadores de seguridad (primer contacto en la ruta) y limpieza (encargados de la desinfección de la ruta), quienes por el bajo salario que perciben y ante la necesidad, no tienen la oportunidad de comprar su propio equipo.

El miedo a contagiarse se está acrecentando. Según la Secretaria General de la Sección 36 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSA), Beatriz Vélez Núñez, tres médicos ya forman parte de la estadística de infectados.

Son trabajadores, agregó, que laboran para la Secretaría de Salud en hospitales públicos pero tuvieron el contacto con pacientes infectados en clínicas privadas donde también prestan sus servicios profesionales. Están, precisó, internados en los hospitales de Acapulco, Chilpancingo y Taxco.

En el caso de los médicos que laboran en hospitales, clínicas o consultorios particulares, la situación aún es peor. Tan solo por poner otro ejemplo, en “Farmacias del Ahorro” y “Similares” no existen las condiciones para atender a un enfermo por covid. Los consultorios son pequeños, aproximadamente de una medida de 3 por tres metros, y a los galenos no se les dota de material adecuado. En este caso, no se les da ni siquiera cubrebocas.

La Secretaria del Sindicato de Salud en Guerrero, afirmó que en los hospitales generales de Acapulco, Taxco y Chilpancingo, hay una gran cantidad de pacientes con coronavirus y, reconoció que el equipo que utilizan los doctores y enfermeras es insuficiente frente a estos casos.

No obstante, justificó la carencia por el desabasto que hay México y el alto costo del mismo, provocado a su vez por la contingencia que del coronavirus.

Cabe mencionar que en Iguala, un galeno se vio obligado a aislarse después de atender el primer caso registrado en el Hospital General de esa ciudad, en una mujer originaria de Cocula que falleció la noche del lunes 06 de Abril.

El médico permanece ahora en espera de resultados de laboratorio, para saber si se contagió de covid o no. En tanto, en sus redes sociales escribió que tiene miedo y tristeza, por su familia. (www.apiguerrero.net)

Aquí puedes dejar tu comentario

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: