octubre 29, 2020

Marchan religiosos por la Paz en Guerrero

Bernardo Torres/API

Chilpancingo, Gro. 10 de Junio del 2018.- Miembros de la Iglesia Católica convocados por la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, llevaron a cabo una marcha por la paz en la capital del estado, para pedir por la paz, por los desaparecidos, secuestrados y asesinados por la delincuencia organizada.

Unos 300 católicos se concentraron por la mañana en la Glorieta de Las Banderas al sur de la ciudad, donde lamentaron la crisis de seguridad que se está viviendo en Guerrero, donde la delincuencia organizada está arrebatando decenas de vidas diariamente y enlutando los hogares.

Marcharon hacia el zócalo de la ciudad portando una manta con la leyenda “Todos unidos por el dolor que sufrimos pedimos y construimos la paz con misericordia”, pancartas con la paloma de la paz, exigiendo seguridad a los tres niveles de gobierno, así como mensajes de aliento para las víctimas de la violencia.

Minutos antes de esta marcha, dos personas, un hombre y una mujer habían sido asesinados en Chilpancingo; una joven de 22 años sobre la avenida Lázaro Cárdenas, donde al paso de la movilización aún no se borraban las manchas de sangre, un hombre fue asesinado también en la colonia PRD, al poniente de la ciudad.

La marcha culminó en la Plaza Cívica “Primer Congreso de Anáhuac, donde los líderes religiosos llamaron a la sociedad en general a levantar la voz por todas las víctimas y no esperar a que les arrebaten un familiar para solidarizarse, pues ya ha corrido demasiada sangre en Guerrero.

El recorrido de las Banderas al Zócalo se llevó a cabo en total silencio, pero previamente cantaron canciones cristianas, realizaron una oración por la paz y la seguridad en el estado y el país, pidieron por la conversión de aquellos que se dedican a delinquir e hicieron un llamado a perdonar.

Ya en el zócalo, sólo agradecieron a los que participaron y los exhortaron a no bajar las manos, y estar pendientes de todas aquellas familias que necesiten un abrazo o una mano para salir adelante.

A este grito por la Paz y la Justicia, se unieron familiares de personas desaparecidas, que aunque no forman parte de ningún colectivo, también se han dado a la tarea con sus propios medios de buscar a sus seres queridos.

Guadalupe Casarrubias, busca a su hijo, Pedro Leyva Casarrubias quien fue sustraído de un restaurant al norte de la ciudad en Octubre de 2011 por hombres armados y desde entonces no ha sabido nada y solo ha visto la omisión gubernamental y de cómo los encargados de investigar, sólo cruzan los brazos.

También se presentó una joven, quien busca a su hermano desaparecido, Jesús Pineda, quien desapareció el 19 de junio de 2016, a la edad de 26 años en Chilpancingo, Guerrero; lo último que supieron fue que una persona desconocida llegó pidiéndole los papeles de su carro, y el último mensaje que recibieron fue que lo habían metido en una cajuela y se lo llevaban rumbo a Chichihualco y jamás volvieron a verlo. (Agencia Periodística de Investigación)

Aquí puedes dejar tu comentario

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: