noviembre 29, 2020

En el Cereso de Acapulco “torturan personas”; desde el interior operan asesinatos y extorsiones  

API

Acapulco, Gro. 20 de Junio del 2018.- Alrededor de 500  familiares de internos y comerciantes, se manifestaron y bloquearon por tercera ocasión la entrada al Centro de Reinserción Social (Cereso) de Las Cruces, en Acapulco, para exigir trato digno y respeto a los derechos humanos de los presos, así como el traslado de reos que generan violencia a otro centro penitenciario.

También demandan el cese de asesinatos de transportistas y comerciantes, y las extorsiones en ese sector comercial del Puerto, al insistir en que estos delitos son operados desde el interior del penal.

Los manifestantes se concentraron en la entrada al centro carcelario minutos después de las 10:00 de la mañana, bloqueando la calle “Del Fútbol” en el fraccionamiento Libertadores.

El contingente comenzó a bloquear el paso a los automovilistas a las 11:30 horas, para luego protestar frente a la entrada de la cárcel con pancartas en mano.

Dijeron que esta acción es debido a la ola de violencia y asesinatos que se han registrado en Acapulco, y participan familiares de los reos porque al interior del penal se están violando sus derechos humanos y son sometidos con abusos y maltratos físicos, pero además, las autoridades han permitido que un grupo de reos de alta peligrosidad tengan el control de los patios, desde donde operan crímenes y extorsiones hacia el exterior.

Ejemplificaron que cuando visitan a sus familiares se dan cuenta que son amenazados y torturados dentro del penal, por lo que pidieron la intervención del presidente de la República, Enrique Peña Nieto, y del gobernador Héctor Astudillo Flores, así como de los organismos de derechos humanos estatales y nacionales.

“Les pedimos poner atención en este reclusorio, están torturando gente, pedimos intervención con Derechos Humanos”, insistieron.

El bloqueo generó que colonos se trasladaran a pie desde la entrada de la colonia en el bulevar Vicente Guerrero, hasta el penal, y los transportistas tomarán vías alternas para llegar a la parte alta del asentamiento.

La protesta generó que la Policía del Estado colocara vallas de metal en el acceso principal al penal, que era resguardado por unos 50 agentes antimotines.

“Justicia, justicia”, “De aquí no nos vamos, si solución no encontramos”; “justicia, ya no más maltrato a nuestros familiares del Cereso”; se leía en algunas de las cartulinas que portaban los protestantes.

Esta es la tercera manifestación en menos de un mes que se realiza en el Centro Penintenciario de Acapulco, sin que el Gobierno del Estado o la Comisión Estatal de Derechos Humanos emitan una postura al respecto ante la gravedad de las denuncias. (Agencia Periodística de Investigación)  

Aquí puedes dejar tu comentario

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: