octubre 20, 2020
  • Exigen garantías para el ejercicio periodístico

API

Chilpancingo, Gro. 13 de octubre de 2020.- Reporteros de diversos medios de comunicación de Iguala, denunciaron amenazas de muerte y abusos policiacos, en medio de la pugna violenta que mantienen dos grupos delictivos por el control del trasiego de enervantes en municipios de la zona Norte de Guerrero.

Por lo anterior, exigieron a las autoridades de los tres niveles de gobierno garanticen seguridad y el ejercicio de su labor periodística enmarcados en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

En un desplegado, los comunicadores ejemplificaron que el pasado 5 de octubre del presente año “hubo una amenazada generalizada” contra el gremio periodístico de la ciudad tamarindera “por parte de personas que de identificaron como miembros de un grupo criminal”.

Precisaron: “varios de nosotros recibimos llamadas telefónicas por medio de WhatsApp, en el contexto de una cobertura a la que asistieron horas antes algunos de nuestros compañeros, sobre una protesta en la Fiscalía Regional con sede en esta misma ciudad”.

Agregaron: “con palabras agresivas y ofensivas, a varios nos amenazaron de muerte y nos exigieron ‘no meternos’ en la disputa que mantienen dos grupos del crimen organizado, acusando que la información que publicamos es tendenciosa. Ante esto, aclaramos que nosotros nos dedicamos estrictamente a informar”.

Dijeron que desde esa fecha y hasta el día de hoy las amenazas no cesaron, al grado de que hasta les advirtieron que uno de los integrantes de su gremio sería asesinado como Pablo Morrugares, cuyo crimen ocurrió el 2 de agosto de este año.

“A algunos nos llegaron a decir que nos harían ‘pedacitos’ y enseguida nos enviaron mensajes que contenían algunas fotografías en las que aparecemos, indicando que todos estamos ‘ubicados’. En algunos casos, también nos amenazaron con atentar contra nuestros familiares”, denunciaron.

Los comunicadores manifestaron que estas advertencias los obligaron a encender sus alarmas y suspender algunas de sus coberturas periodísticas, en medio de un incremento en los niveles de violencia en la región Norte del estado, principalmente en los municipios de Iguala, Tepecoacuilco y Huitzuco.

“El silencio que se apoderó de Iguala ese día representa una mordaza para los medios de comunicación, lo cual consideramos, es un hecho gravísimo sobre todo en una ciudad en la que hace apenas seis años, fueron desaparecidos 43 estudiantes, y donde las autoridades prometieron regresar la paz y la tranquilidad”, expusieron.

Ante esta situación, los reporteros dijeron que algunos decidieron solicitar medidas cautelares y apoyo a organismos de derechos humanos a fin de brindarles protección.

No obstante, hicieron un llamado urgente a las autoridades de los tres niveles de gobierno y dependencias de seguridad y de justicia para que garanticen su ejercicio periodístico, “y evitar que haya otro comunicador asesinado como se nos ha advertido”.

Finalmente, responsabilizaron al “ESTADO MEXICANO si alguien de nosotros sufre algún atentado en los próximos días, pues le estamos exigiendo que de manera urgente se nos garantice la integridad física, la de nuestras familias y que se nos den las condiciones necesarias para poder seguir ejerciendo nuestra labor”. (www.apiguerrero.net)

Aquí puedes dejar tu comentario

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: