noviembre 25, 2020

Inseguridad y secuelas de sismos inhibieron participación de penitentes, durante la Semana Santa en Taxco

Bernardo Torres/API
Chilpancingo, Gro. 01 de Abril del 2018.- La ola de inseguridad que se ha vivido en los últimos meses, así como los daños que ocasionaron los sismos del mes de septiembre en edificios históricos de Taxco, inhibieron la participación de penitentes y población en general, en las procesiones con motivo de la semana santa.
La Catedral de Santa Prisca, el principal atractivo de esta ciudad colonial con más 200 años de antigüedad y el que más visitantes capta a lo largo del año, se encuentra cerrada al público, tras haber sido dañada por el sismo del 19 se septiembre, y cortó una tradición de más de 100 años albergando la misa del jueves santo.
Las misas que se realizaban en su interior durante las procesiones de la semana santa, esta vez se realizaron al aire libre bajo una carpa de color blanco que rompió totalmente con la tradición y el estilo colonial de la ciudad.
Otro de los templos, donde se desarrollaba tradicionalmente la representación de la pasión y crucifixión de Jesús de Nazareth, es el Ex Convento de San Nicolas, el cual de igual forma de está cerrado por reparaciones que ejecuta el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).
Esta situación alejó incluso a los turistas provenientes del centro y norte del país, Estados Unidos, Canadá y países de Europa, quienes prefirieron permanecer en restaurantes y bares de la ciudad, aunque las autoridades de turismo reportaron una ocupación hotelera del 70 por ciento.
Pudo notarse que a diferencia de años pasados cuando los establecimientos permanecían abiertos hasta las 03:00 y 04:00 de la madrugada, esta vez a las 12:00 de la media noche, prácticamente se había terminado la actividad comerciales, a excepción de algunos bares que sólo esperaban la retirada de los clientes.
Sin embargo, no fue sólo la falta de escenarios lo que inhibió la participación en las procesiones, tanto de penitentes como de turistas; la inseguridad que se vive en la Zona Norte del Estado y acentuado en Taxco, impacto en el desarrollo de esta festividad.
Días previos a la semana mayor, dos vehículos fueron incendiados en el Barrio de Cantaranas, frente al centro comercial “Chedrahui”, y fueron dejados en diferentes puntos de la Ciudad “narcomensajes” entre los grupos criminales que se disputan el control de la plaza.
Entre los asistentes se dejaba escuchar, que varias localidades que se ubican más alejadas de la cabecera municipal cancelaron su participación en la procesión que se lleva a cabo los jueves, donde realizan penitencias, los Encruzados, Flagelantes y las Ánimas del Purgatorio.
Los Barrios que participaron se vieron muy mermados sus contingentes, de 20 o 30 penitentes que normalmente se observan, est vez eran menos de la mitad, y algunos definitivamente acudieron solo cargando el cristo que los representa.
Alrededor de las 02:00 horas del viernes, las calles estaban semivacías, comercios cerrados y contingentes de penitentes desangelados, que sorprendió a Taxqueños y asistentes. (Agencia Periodística de Investigación)

Aquí puedes dejar tu comentario

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: