octubre 22, 2020

Quita Universidad Autónoma de Guerrero beca a familiares de los caídos del 60

Bernardo Torres/API

Chilpancingo, Gro. 04 de Septiembre del 2018.- La Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), que encabeza Javier Saldaña Almazán, quitó la beca que se otorgaba a dos familiares de los caídos del 30 de diciembre de 1990, en un evento que dio autonomía a la máxima casa de estudios y que cobró la vida de 19 personas a manos del Ejército.

Los únicos dos beneficiados con esta beca eran; Francisca Escobedo Serrano, de 96 años de edad quien recibía la beca de dos mil pesos desde hace seis años y Juan Luquín López de 77 años a quien se le empezó a otorgar apenas el año pasado, y recibía la cantidad de mil pesos.

En 2012 al ver la precariedad en que vivían varios familiares de los caídos del 60, se conformó el Comité Independiente de Solidaridad, y se buscó que la Universidad Autónoma les empleara o les otorgara una beca de mil 500 pesos, lo cual aprobado por el Consejo Universitario.

En esas fechas, tuvieron conocimiento que la señora Francisca Escobedo, viuda de Enrique Ramírez Fregoso, el primer mártir, lavaba y planchaba ropa ajena para sobrevivir, lo que motivó a visibilizar a las víctimas, y hacerles justicia por lo menos en el aspecto económico.

El 30 de diciembre de 1960, alrededor de las 03:00 de la tarde su esposo, Enrique Ramírez, trabajador electricista subía a un poste para colgar una manta con la leyenda “Muera el mal gobierno”, donde fue asesinado por militares, e inició la represión más sangrienta en la historia de Guerrero.

El ingeniero Luquín, es hijo de la señora Hermelinda López Ortiz de Luquín, una comerciante, quien fuera asesinada por manifestar su respaldo a los maestros atrincherados en las instalaciones de la Universidad del Sur, decretada ese mismo año por el entonces gobernador, Raúl Caballero Aburto.

Hermelinda, durante la represión del 60, buscaba a su hijo, y fue alcanzada por una bala que impacto en su pierna, sin recibir ayuda médica, murió desangrada sobre la calle Nicolás Catalán, a un costado de lo que hoy es la Alameda Granados Maldonado.

Hace tres años, solicitó a la universidad apoyo para una operación de Glaucoma, la cual tenía un costo de 105 mil pesos, pero le fue negado con el argumento de que no había recursos, y por el retraso de la cirugía perdió la vista.

Ese día oficialmente fueron asesinadas 19 personas en las horas subsecuentes por elementos del Ejército Mexicano que buscaban reventar la Huelga en la Universidad de Guerrero, antes Colegio del Estado; aunque de acuerdo con familiares y testigos, ese día fueron contabilizados 34 ataúdes.

Es injusto que ahora rectores, directores u otras autoridades universitarias se sientan dueños de la Universidad y dejen de lado a las víctimas, gracias a quienes la máxima casa de estudios goza hoy de autonomía.

La petición es directamente al rector de la Universidad Autónoma, Javier Saldaña Almazán a que se restituya la beca a los familiares de los caídos a partir del 15 de julio de este año, cuando se suspendió dicho apoyo. (Agencia Periodística de Investigación)

Aquí puedes dejar tu comentario

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: