octubre 22, 2020

Protestas, bloqueos, deudas y ejecuciones en los primeros dos días de la nueva administración, en la capital

*** La causa: herencias de Marco Leyva   

*** La deuda con trabajadores del Ayuntamiento es de 10 mdp; un millón con los de Capach y, se deben otros 10 mdp a la CFE

Juan Blanco/Jonathan Cuevas/API

Chilpancingo, Gro. 02 de Octubre del 2018.- Entre protestas, bloqueos y ejecuciones, transcurrieron los dos primeros días de gobierno del perredista Antonio Gaspar Beltrán, en Chilpancingo, debido a que heredó deudas con trabajadores, con la CFE y una situación de violencia que, tan solo el pasado lunes dejó cinco víctimas mortales.

En su primer discurso al frente del Ayuntamiento, aseguró que el personal de las diversas dependencias del Gobierno local, recibirían sus salarios sin necesidad de realizar manifestaciones, sin embargo, debido a trámites burocráticos se han retrasado los pagos que ofreció hacer, y que quedaron pendientes con la administración que encabezó Marco Antonio Leyva Mena.

Violencia

El edil dijo que buscaría alternativas para disminuir los altos índices de violencia que se registraron durante el mandato de su antecesor, arrojando como saldo más de 700 homicidios dolosos. No obstante, después de la jornada violenta del lunes cuando fueron hallados los cuerpos desmembrados de cinco personas en el mercado municipal, lamentó que “la violencia no la podemos parar de un momento a otro”.

Insistió en que buscará la manera de tener una mejor coordinación con las autoridades estatales y federales, y adelantó que la policía municipal ha hecho detenciones importantes en este tiempo que lleva al frente del gobierno local.

Las declaraciones del recién nombrado alcalde se dieron este martes durante el banderazo de salida de servicios públicos, en el Paseo Alejandro Cervantes Delgado, donde Gaspar Beltrán fue abordado por la prensa y, en un primer momento cuestionado sobre el macabro hallazgo registrado un día antes en el mercado Baltasar R. Leyva Mancilla.

Deudas y protestas   

Este martes, trabajadores sindicalizados y extraordinarios del Ayuntamiento de Chilpancingo tomaron ese edificio edilicio, mientras que otros se apostaron en la avenida Ignacio Ramírez, esquina con la calle Morelos en pleno centro de la capital.

Dichas acciones generaron por varias horas un caos vial y molestia por parte de los automovilistas y usuarios del transporte público, quienes optaron por buscar otras vías para poder llegar a su destino.

Los primeros en manifestarse fueron los agremiados a la Sección 14 del Sindicato Independiente que dirige Domingo Salgado Martínez, quienes con cadena y candado cerraron los accesos principales del Palacio Municipal, quedando encerrados decenas de personas que iban a realizar sus trámites correspondientes.

Posteriormente, los agremiados a la sección 28 del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG), liderados por José Natividad Adame Martínez, bloquearon la vialidad antes mencionada.

En entrevista, ambos dirigentes dijeron que sus salarios correspondientes a la segunda quincena del mes de septiembre (cuando aún estaba Marco Antonio Leyva Mena), no les han sido depositados a más de 3 mil trabajadores.

Dichos pagos debieron haberse ejecutado antes de que culminara la gestión de Leyva Mena, es decir, el último viernes del mes de septiembre, pero el ahora ex edil informó que no pudo hacerlo debido a que el Gobierno Estatal no depositó las participaciones que mes con mes otorga a los municipios, entre estos a Chilpancingo.

“Toño Gaspar, le fallaste a la base trabajadora”, “2 de octubre no se olvida y nuestra quincena tampoco”, se leía en las pancartas que portaban los inconformes, mismas que fueron pegadas en uno de los accesos del Ayuntamiento.

Sobre esta situación, Antonio Gaspar aseguró la mañana de este martes que se había logrado ya destrabar el tema de los salarios, “y esperamos que hoy se cumplan”.

Aclaró que Marco Leyva le dejó un faltante de 10 millones de pesos, por lo que se trató de buscar una solución junto con el Gobierno del Estado, “y la encontramos”, afirmó, al mencionar que hubo un adelanto de participaciones.

Además de los 10 millones en salarios para trabajadores del Ayuntamiento, se dejó una deuda de más de un millón de pesos en la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPACH) también para el pago de nómina, y un pendiente financiero con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), también de alrededor de 10 millones de pesos.

Tampoco hubo, aseguró, recursos para los aguinaldos, “no hubo nada”, enfatizó, y adelantó que lo haría del conocimiento de las autoridades fiscalizadoras para que se finquen responsabilidades.

La advertencia

Por su parte, Domingo Salgado Martínez, líder de la sección 14 del Sindicato Independiente, dijo que no van a permitir que el alcalde entrante “eche a perder” los acuerdos a los que llegaron con el anterior mandatario, como el de lograr incremento salarial para 7 de sus agremiados, puesto que desde hace años han luchado para conseguir tales beneficios.

Por su parte, Adame Martínez de la sección 28 del SUSPEG, reconoció que la entrega-recepción de la administración está en curso, pero este no debe ser motivo para dejar desprotegidos a los trabajadores, pues son el único sustento de sus familias. (Agencia Periodística de Investigación)

Aquí puedes dejar tu comentario

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: