Acapulco: casi mil 700 homicidios, en el gobierno de Adela Román

Acapulco: casi mil 700 homicidios, en el gobierno de Adela Román

Durante la administración de la alcaldesa morenista Adela Román Ocampo, en Acapulco, se registraron casi mil 700 homicidios, de los cuales mil 80 se cometieron con arma de fuego. Entre las víctimas se encuentran efectivos de la Marina, policías ministeriales, municipales, funcionarios y reporteros.

Datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública del Gobierno Federal (SESNSPGF), indican que durante los tres primeros meses -octubre a diciembre de 2018- del gobierno de la munícipe, hubo 226 homicidios, 147 de los cuales fueron por arma de fuego y el resto por arma blanca, con otro elemento, en tránsito y muchos de ellos fueron tipificados como dolosos y culposos.

Para 2019, los hechos de violencia no disminuyeron, de modo que se suscitaron durante todo el año 733 muertes. De estas, 432 se cometieron con arma de fuego; en 2020 se contabilizaron 401, 332 menos que el año anterior. De ese número de homicidios que hubo, 239 se ejecutaron con fusiles.

De acuerdo con la dependencia, de enero de 2021 a septiembre, mes en el que Román Ocampo concluyó su periodo de alcaldesa, se suscitaron 404 homicidios, de ellos 262 fueron con arma de fuego.

Es decir, durante los tres años del gobierno de la ahora magistrada del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Guerrero, hubo un total de mil 699 homicidios, un promedio de 1.5 diarios. De esos, mil 80 se cometieron con arma de fuego y el resto por arma blanca, con otro elemento y en hechos de tránsito.

Por ejemplo, el 24 de octubre de 2018 fue asesinado a tiros el periodista Gabriel Soriano, quien trabajó como locutor en Radio y Televisión de Guerrero, un medio al servicio del gobierno del estado.

De acuerdo con los reportes de las autoridades, el comunicador viajaba en su automóvil en la glorieta de la colonia Puerto Marqués, cuando fue atacado a balazos, uno de los cuales le pegó en el pecho y murió enseguida.

El 12 de septiembre del 2019, indica un recuento de notas periodísticas, fue acribillado con fusiles de alto poder el fotógrafo de Discovery Networks Latinoamérica, Erick Castillo Sánchez de 47 años de edad, en un supuesto intento de asalto y robo a mano armada, según informó la Fiscalía General del Estado en ese momento.

Sin embargo, el presidente de la Asociación de Periodistas Desplazados en México, Gildo Garza aseguró: “El asesinato de Erick en Acapulco no fue un asalto, iban directamente por él”. El crimen conmocionó al estado y al país y la compañía televisiva en la que trabajaba lamentó su muerte y envió condolencias a su familia.

El gobierno de Román Ocampo también estuvo marcado por el asesinato el 12 de noviembre de 2019 de Freddy Díaz Hernández, quien se desempeñaba como director de Finanzas de la Promotora y Administradora de Playas de Acapulco y quien además fue presidente del desaparecido Partido Coincidencia Guerrerense.

Siguiendo en esa misma sintonía, el 3 de enero de 2020 un policía ministerial que fue identificado después como Omar “N”, fue ultimado a balazos por dos hombres vestidos de negro cuando circulaba en su automóvil con su esposa a la altura del Parque Papagayo, en el puerto de Acapulco, y el 1 de agosto de este año el policía municipal de Acapulco, Edgar “N”, fue ejecutado a tiros cuando se encontraba de descanso con su familia en la playa de la Isla de la Roqueta.

El 27 de marzo de 2019 Pedro Axel “N” y Luis Antonio “N”, efectivos de la Marina Armada de México, fueron hallados muertos en la parte alta de la colonia Bellavista, Acapulco, con un tiro en la cabeza y las manos atadas, informaron en aquel momento autoridades de seguridad.

El vocero de la entonces Coordinación Estatal para la Reconstrucción de la Paz y la Seguridad del Gobierno de Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, explicó que los dos marinos estaban asignados a operaciones en la costa y no en tierra y se encontraban en su día de descanso.

Relató que, de acuerdo con las primeras investigaciones, los dos elementos navales pasaron por la colonia Bellavista porque iban a vender una motoneta a un familiar de uno de ellos, pero que en su trayecto varios hombres los detuvieron, les quitaron la motoneta y los ejecutaron.

En más de un mes de la administración que preside la también morenista Abelina López Rodríguez, suman varios muertos producto de la narcoviolencia, a pesar del reforzamiento de la seguridad por parte de la Marina, Sedena, Guardia Nacional, Policía Estatal y Municipal.

En reiteradas ocasiones, el obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, ha manifestado que este derramamiento de sangre es producto de un reacomodo de grupos delincuenciales no sólo en ese destino turístico sino también en Chilpancingo e Iguala.

Por ello, ha sugerido a la gobernadora Evelyn Salgado Pineda dialogar con los líderes de esas células criminales para pacificar el estado, sin embargo, la mandataria contestó en su momento que su gobierno tiene su propia estrategia de seguridad.

En declaraciones a reporteros ayer, el prelado católico le respondió que la estrategia que presume la gobernadora no es de seguridad sino de confrontación.

Texto de Juan Blanco | Imágenes descargadas de Internet | API Guerrero 

Acapulco Al Instante Gobierno Portada Reportaje