Intimida personal de seguridad de Héctor Astudillo a niños que protestaban contra ecocidio 

*** Agentes de seguridad de Casa Guerrero y policías estatales los fotografían y cierran con candados acceso a Casa Guerrero

Jonathan Cuevas/API

Chilpancingo, Gro. 06 de Abril del 2018.- Un grupo de niños protestó en el encauzamiento del río Huacapa donde se construye el parque lineal, y en Casa Guerrero, para exigir al Gobierno de Héctor Astudillo que detenga el ecocidio que está cometiendo.
En la residencia oficial, policías estatales y agentes de seguridad interna cerraron con candados el acceso a la puerta dos, y fotografiaron a los menores que se manifestaban.
Alrededor de las 18:00 horas, un grupo de ocho niños acompañados de tres adultos, se instalaron junto al paseo Alejandro Cervantes Delgado sin bloquear el paso a los vehículos, y mostraron pancartas con las que exigían frenar la tala de árboles en esa zona, a la altura del teatro Maria Luisa Ocampo, donde se construye el parque lineal que anunció el Gobierno de Héctor Astudillo Flores.
Los pequeños gritaron que rechazaban el ecocidio que se comete en Chilpancingo con motivo de esa obra que incluye una ciclopista, y pudieron al gobernador, Héctor Astudillo, que en lugar de afectar la naturaleza y el medio ambiente, los acompañe a plantar árboles.
Algunos automovilistas hacían sonar sus claxon en señal de apoyo, y, la psicóloga Xitlali Miranda quien dijo ser tía de los menores, dijo que la protesta obedece a que los pequeños que cursan sus estudios en diversas escuelas, tomaron la iniciativa al leer (los más grandes) en medios de comunicación, que se estaban cortando los árboles del paseo Alejandro Cervantes Delgado.
Explicó que vieron cómo en días pasados varios ciudadanos protestaron, y decidieron sumarse.
Luego de media hora de protesta, subieron a dos vehículos y recorrieron diversas calles de la ciudad mostrando sus pancartas, para después dirigirse a Casa Guerrero.
Llegaron a la puerta dos cuyo acceso está totalmente rodeado con vallas metálicas, pero al ver la presencia de los niños y mujeres con pancartas, policías estatales colocaron candados a un acceso habilitado entre medio de las vallas, a unos 300 metros de la puerta.
Luego, mientras los niños lanzaban consignas y pedían respeto a la vida, dos policías y un agente de seguridad interna se dedicaron a tomar fotografías a las mujeres, reporteros y niños que estaban en ese sitio.
Los protestantes reprocharon la actitud de cerrazón e intimidatoria del gobernador Héctor Astudillo Flores, y le dijeron que no les tenga miedo, que sólo eran niños preocupados por el medio ambiente y las futuras generaciones, y que no eran violentos.
Dijeron que no esperaban esa respuesta, pues en lugar de que algún funcionario saliera a atenderlos, les mandaron policías para que los fotografiara. (Agencia Periodística de Investigación)
Abusos de Autoridad Derechos Humanos Gobierno Medio Ambiente Movimientos Sociales Zona Centro