Iguala: crisis de seguridad en rastro y mercados genera desabasto de carne

Iguala: crisis de seguridad en rastro y mercados genera desabasto de carne

Derivado de la ejecución de un matancero en el rastro de Iguala esta mañana, el resto de los trabajadores suspendieron labores por temor a ser agredidos, por lo que los mercados del municipio se quedaron sin abasto de carne de res y cerdo.

El homicidio ocurrió alrededor de las 6:00 de la mañana este martes, cuando la víctima se encontraba trabajando dentro del rastro, hasta donde llegaron personas armadas y lo sacaron a la vía pública para dispararle en repetidas ocasiones.

Este hecho provocó pánico entre el resto de los trabajadores que se encontraban matando a los animales, cuya carne es enviada a los mercados y carnicerías de la ciudad, sin embargo, esta vez no fue así porque los matanceros decidieron retirarse del lugar por medio a sufrir una agresión.

Sobre este hecho existe un antecedente, pues de acuerdo con fuentes consultadas, luego de que el pasado 12 de octubre fueran colocadas cartulinas en el rastro a nombre de “La Sierra”, para informar que ya no habría más cobro de cuotas en el lugar, varios trabajadores habrían decidido renunciar, también por temor a los grupos criminales que intentan controlar el comercio de carne en Iguala.

Extraoficialmente se sabe también que una persona que habría sido instalada como encargada del rastro a principios de la administración del priista David Gama Pérez, renunció por temor a ser blanco del crimen organizado, y desde entonces no se ha podido instalar a alguien más en la administración de ese lugar. 

Derivado de los hechos de violencia ocurridos la mañana de este martes, los mercados del municipio se quedaron sin abasto de carne de puerco y res, lo cual se resintió principalmente en el mercado municipal “Adrián Castrejón”. 

En este último, clientes y comerciantes reportaron que hoy no se había surtido la carne como cada día, pues en el rastro se habían matado pocos animales antes de la irrupción de hombres armados, y después de ello, se suspendieron labores. 

Hace siete días después del anuncio de que ya no habría cobro de cuotas para los comerciantes de carne del municipio, también empezaron a surgir quejas de que el producto que ahora entraba para venta en carnicerías, era de mala calidad. 

Desde entonces existe incertidumbre entre los comerciantes y trabajadores del rastro y mercado, mientras que la ciudadanía no sabe hasta cuando se surtirá carne nuevamente. Las autoridades municipales, estatales y federales por su cuenta, no han emitido siquiera un pronunciamiento al respecto.

Texto de Jonathan Cuevas | API Guerrero

Al Instante Economía y Finanzas Empresarios y Comerciantes Narcotráfico Portada Zona Norte