mié. Ago 21st, 2019

Huyen 4 pueblos de San Miguel Totolapan, Guerrero, por amenazas del narco

A principios de este 2018, pobladores de Laguna de Hueyanalco circularon un video a través de redes sociales, en el que solicitaban la intervención de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y del Gobierno Federal y Estatal, al estar rodeados por grupos de supuestos policías comunitarios armados con cuernos de chivo y otras armas de alto poder.

Niños desplazados de Hueyanalco, San Miguel Totolapan.

*** Se refugian en Atoyac, donde buscan reiniciar sus vidas

*** Gobierno Federal, Estatal, Sedena y la CNDH ignoraron sus súplicas de ayuda

Edgar de Jesús/API

Atoyac de Álvarez, Gro. 11 de Abril del 2018.- Habitantes de cuatro comunidades de la Sierra de San Miguel Totolapan, abandonaron sus hogares ante el constante asedio del crimen organizado, y el abandono del Gobierno al que solicitaron ayuda desde hace un año.

Jóvenes lloran al saber que tal vez ya no volverán a sus casas, a los lugares donde vivieron su infancia. (Fotografía: Edgar de Jesús/API)

La noche del martes llegaron a la cabecera municipal de Atoyac de Álvarez un grupo de 92 personas, en su mayoría niños, jóvenes y mujeres, varias embarazadas.

Son originarios de Laguna de Hueyanalco, pero según informaron, son apenas una avanzada, ya que este día también buscan la forma de salir de sus pueblos, personas de Ximotla, San Bartolo y Laguna Seca.

Huyen por el incremento de la violencia en esa zona que forma parte de la Sierra Alta de Guerrero, donde colindan cuatro de las siete regiones del Estado.

La mañana de este miércoles, dijeron que por sus propios medios se adentraron en los caminos de terracería intransitables de la Sierra, y por el riesgo que implica bajar a su cabecera municipal (San Miguel Totolapan, municipio asentado en la región Tierra Caliente), decidieron desplazarse hacia la Costa Grande.

En entrevista, el comisario Hugo Rinconi González informó que son cuatro localidades las que están en la misma situación, y aunque han sufrido los embates del crimen organizado desde hace varios años, fue el año pasado cuando arreciaron las agresiones y amenazas.

Entre juegos, las niñas desplazadas de Laguna de Hueyanalco ayudan en los quehaceres de su casa provisional. (Fotografía: Edgar de Jesús/API)

A principios de este 2018, pobladores de Laguna de Hueyanalco circularon un video a través de redes sociales, en el que solicitaban la intervención de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y del Gobierno Federal y Estatal, al estar rodeados por grupos de supuestos policías comunitarios armados con cuernos de chivo y otras armas de alto poder.

Dijeron que todas las salidas hacia Tierra Caliente, Costa Grande y las regiones Centro y Norte, estaban bloqueadas por los grupos armados, y que no tenían alimentos ni medicinas.

Desde entonces han mandado firmas a los batallones 27 y 41 de Iguala, y el 35 de Chilpancingo, para que les enviaran bases del Ejército Mexicano que pudieran brindarles seguridad, ya que un grupo que estaba ahí recientemente había sido retirado.

Sus firmas, videos y todo tipo de solicitud de auxilio fueron ignoradas por los tres niveles de gobierno, aunque había el antecedente de que en febrero fueron atacados a balazos durante un día y parte de una noche.

Por tanto, a las 7:00 de la mañana del martes pasado (10 de Abril), la mayoría de habitantes decidió subir a algunas camionetas algunas de sus pertenencias, hicieron maletas con costales y bolsas, y se aventuraron hacia uno de los caminos que consideraron de menor riesgo.

Entre la incertidumbre, niños de Hueyanalco descansan un poco luego del viaje que, no saben si tendrá regreso. (Fotografía: Edgar de Jesús/API)

“No nos sentimos seguros, de por sí no dejaban entrar comercio. Ya no había servicios, ni camionetas a las localidades, las escuelas cerraron, por eso decidimos, ya hartos, salirnos”, explicó el comisario.

Rinconi González lamentó que, a pesar de las solicitudes enviadas a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), al Gobierno Federal, Estatal y a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), no tuvieron respuesta.

Dijo que además de los cuatro pueblos que se organizaron para huir, esta la posibilidad de que haga lo mismo la gente de Rancho Viejo, con lo que sumarían cinco comunidades desplazadas.

Las familias se encuentran albergadas en una vivienda prestada, y en las próximas horas serán trasladadas a un albergue al interior de las instalaciones de la Ciudad de los Servicios (Ayuntamiento de Atoyac), donde estarán bajo resguardo de autoridades estatales y municipales.

Hasta el año 2014 el municipio de San Miguel Totolapan contaba con alrededor de 24 mil habitantes entre la cabecera municipal y sus 204 comunidades, sin embargo, en los siguientes años el problema de desplazamiento forzado por el crimen organizado, disminuyó la población a 12 mil, según datos de autoridades municipales. (Agencia Periodística de Investigación)

Deja un comentario

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: